Tres muertos y una veintena de heridos en huelga de mineros

Tres muertos y una veintena de heridos en huelga de mineros

Tres muertos y una veintena de heridos en huelga de mineros
Domingo, 23 de marzo de 2014 | 4:30 am

imagen-bloqueos-ocona-07 imagen-bloqueos-ocona-21 imagen-img-0577 imagen-j-paro-minero-2 imagen-p1290663 imagen-policia-0

 

 

Desbloqueo. Policía intentó despejar tramos bloqueados de la Panamericana Sur. Los manifestantes respondieron a ofensiva con palos, piedras y armas de fuego. Dos ancianas varadas en Chala y Juliaca fallecieron. Ayer gobierno rompió el diálogo.
Redacción Sur.

La protesta minera en Arequipa y Puno provocó la muerte de tres personas. Una pasajera que falleció por un paro cardíaco en Chala y otra en Juliaca por causas desconocidas. Además, en un accidente de tránsito de una moto que trató de esquivar los bloqueos de Puno se registró la tercera víctima.

Horas antes, en la madrugada de ayer, la Policía inició las acciones para desbloquear la carretera Panamericana Sur en varios de sus tramos. Para lograr su propósito, miles de policías se enfrentaron a grupos de mineros que acampaban en los tramos de El Pedregal, Yauca, Ocoña y Chala. El resultado según los reportes de Salud es más de 25 heridos, entre ellos nueve efectivos.

El escenario de lucha más impactante fue en Chala, a siete horas de la Ciudad Blanca. Los manifestantes, más de diez mil, dormían en el grifo Toda una Vida, ubicado entre la avenida Emancipación y la carretera. La fiscal Maruja Flores Tobar los exhortó a deponer su medida, para que miles de vehículos varados continúen viaje, pero la respuesta fue negativa. Agentes policiales de la Dirección de Operaciones Especiales (DINOES) avanzaron hacia los mineros. Hubo enfrentamientos. La PNP lanzó bombas lacrimógenas y según los pobladores, también dispararon. Los huelguistas no se quedaron tranquilos y lanzaron piedras y usaron armas de fuego.

Los gases afectaron a los pobladores, que salieron a protestar a las calles por la represión policial.

“La Policía rompió la puerta de mi casa para buscar a un minero, tras atraparlo se lo llevaron”, dijo la pobladora Marcia Cucho Quispe.

Tras dos horas de lucha, los mineros se replegaron a cerros cercanos. Miles de vehículos pudieron reanudar el tránsito por un breve periodo.

Varios resultaron heridos, uno de los manifestantes recibió 38 impactos de perdigones. Dos policías terminaron con impactos de bala, el suboficial Hernán Laqui Mamani y Fernando Luna Salinas. Ambos fueron trasladados en un helicóptero a Arequipa.

Grupos de revoltosos decidieron tomar venganza y quemaron colchas y utensilios de los agentes. Las pertenencias estaban escondidas en casas abandonadas.

Cerca a las 8 de la mañana, los enardecidos pobladores acudieron a la casa del gobernador, Cosme Román, quien tuvo que huir para salvaguardar su integridad física. Hasta la noche se desconocía su paradero.

Simultáneamente, en Alto Siguas, la Policía se enfrentaba a un grupo de protestantes. En este lugar los mineros lanzaron “cachorros” (pequeños cartuchos de dinamita). El suboficial José Quiñones Villasante resultó con la rodilla derecha fracturada por el impacto. Su compañero, Tomás Chalco Cáceres, con traumatismo en la mandíbula por el golpe de una piedra.

Finalmente el tránsito se normalizó y los mineros quedaron reducidos.

En la zona incautaron dos cartuchos de dinamita, “cachorros” preparados, mechas fulminantes y detonadores. Todo fue abandonado en un vehículo. Tras el enfrentamiento se detuvo a diez personas, entre ellos una mujer.

En Chala no se tuvo el mismo éxito. Los obreros superaban en número a las fuerzas del orden y volvieron a tomar el control de la carretera.

En Acarí, el desbloqueo fue más pacífico, según el gobernador Edilberto Espinoza. Horas después se inició el diálogo y empezó una tregua para el pase de las unidades. La decisión se emuló en Chala, pasaron los vehículos hasta las 6.00 de la tarde aproximadamente.

Mientras que en Yauca, cerca de mil policías quemaron 15 casuchas de esteras donde dormían los mineros. Luego tiraron las ollas comunes que preparaban las mujeres y los dispersaron por el río. Este punto quedó debilitado porque la mayoría de protestantes partieron en la víspera del ataque para reforzar las filas en Chala.

ESPERA DE MUERTE

Miles de pasajeros atrapados desde el 20 de marzo en la carretera denunciaban por radios locales que no tenían agua ni alimentos. María Magdalena Alarcón Huamani (71) falleció en estas circunstancias ayer en la madrugada. La anciana se dirigía a Lima en un bus de Tepsa.

En la carretera existe el reporte de enfermos terminales, mujeres embarazadas, niños y ancianos. Además de cientos de turistas atrapados en un conflicto que no entienden. “Estamos todo el día sin agua ni comida, venimos a pasarla bien, pero lo que nos encontramos es otra cosa”, dijo el extranjero Josep, mientras espera con un grupo de amigos.

Mientras tanto en Lima, los dirigentes mineros con representantes de la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM) rompieron el diálogo. El gobierno exige que los bloqueos terminen para continuar las conversaciones. Por su parte, el dirigente minero Esteban Siancas dijo que los funcionarios cerraron los oídos. “La pelota ya no está en nuestra cancha”, dijo. Exigen que se elimine la fecha tope de formalización, 19 de abril.

BLOQUEO HUMANO

La protesta fue anunciada en febrero, los gremios nacionales exigían que se deroguen los decretos de la formalización. Arequipa anunció que no participaría, pero el Alto Comisionado de Asuntos de Formalización de la Minería Ilegal realizó la interdicción en Caravelí. Muchos denunciaron que se trataba de locales en vías de formalización.

El gobierno anunció que haría lo necesario para recuperar el orden. Por ello ocho portatropas con 300 militares armados con AKM llegaron a Ocoña a las 2.00 de la tarde.

“Si quieren matar a nuestros hermanos en Chala, mátennos a nosotros aquí”, desafió Seferina Núñez. Los mineros se negaron a conceder el paso. Pero los militares tienen la orden de llegar a Chala y Atico.

En el puente Ocoña hay cerca de dos mil mineros y solo 200 policías. Como es de esperar, el control lo tienen los protestantes.

Armados con palos afilados como lanzas de tres metros, amenazan a todos los que intenten pasar. No los amilana que helicópteros del Ejército sobrevuelen el lugar.

La protesta continuará, solo en Ocoña hay 300 buses varados. Los bastiones mineros en Chala y Ocoña siguen firmes con su reclamo de más plazo para la formalización.

Por la noche se declaró el toque de queda en Chala. Miles de personas buscaban dónde dormir.

CAOS EN PUNO

Y en Puno el panorama es similar. Cerca de 4 mil mineros ilegales mantienen tomadas las vías que une Juliaca con Cusco y Arequipa. En el tercer día de protestas, varios conductores denunciaron saqueos de los camiones de carga y destrozos.

Los mineros cerraron el acceso a la ciudad en un tramo de cerca de 10 kilómetros en la salida al Cusco, desde el sector del puente Maravillas hasta la comunidad de Mucra.

Mientras tanto, en la salida a Arequipa, en la zona de Yocará hasta el desvío a la localidad de Cabana, los vehículos siguen varados.

Los conductores de estas unidades denunciaron que por la madrugada un grupo de mineros atacó a un camión distribuidor de cerveza. Saquearon decenas de cajas. Algunas botellas sirvieron para mejorar el bloqueo de la carretera y otras se las bebieron.

Otro conductor denunció que los manifestantes rompieron su parabrisas. Los mineros pertenecen a las provincias de Sandia y Carabaya.

El desabastecimiento de mercados empieza a notarse. Hoy se debe realizar la feria dominical, pero ninguno de los camiones de carga llegó.

Rinconada se une

En tanto, miles de mineros de los centros poblados de La Rinconada y Lunar de Oro continúan desplazándose a Juliaca para sumarse a la huelga indefinida este lunes desde las cero horas. Serán aproximadamente 30 mil mineros quienes asistirán a Juliaca y Puno. ♣

Mineros denuncian ataque sin aviso de la Policía antimotines

“Nosotros dimos tregua de 8 a 9 de la mañana para que solo los buses pasen por la vía bloqueada, pero varios camiones aprovecharon la ocasión y empezaron a circular. La Policía permitió esto y tomó la carretera, fue entonces que nosotros le reclamamos y allí la Policía empezó a arrojarnos bombas lacrimógenas”, declaró Gildo Cayllahua Vilca, quien quedó internado en el hospital Honorio Delgado. Él tiene una herida en la oreja izquierda, producto del golpe de una bomba lacrimógena.

“Nosotros estamos de acuerdo con formalizarnos, pero el gobierno no nos da las facilidades. Rechazamos la forma cómo actuaron las autoridades al quemar nuestras maquinarias y por eso estamos en pie de lucha. Hubiéramos aceptado que la incauten para que al menos sirva para el Estado”, añadió el minero que fue evacuado de Atico.

El hermano de este es el más grave, Tomy Cayllahua Vilca, quien perderá el ojo izquierdo por el golpe de una bomba de gas.

CLAVES

En el Pedregal y Yauca hay pase libre por la acción de la Policía.

Los efectivos siguen con orden de alerta para evitar que los bloqueos vuelvan a tomar fuerza.

El alcalde de Chala, Agustín Condori Motta, pidió que se reinicie el diálogo.