Entrevista Víctor Pachas, etnógrafo especialista en pequeña minería.

El Estado no está abordando los conflictos que existen en la zona de exclusión minera
El Estado entiende la formalización de los derechos mineros en Madre de Dios como un simple trámite legal. Y no se da cuenta que en la misma zona de exclusión minera existen superposición de derechos, y hay conflictos con comunidades nativas y agricultores.
Hay una cadena en la producción del oro que no necesariamente responde a lo que el Estado está entendiendo como proceso de formalización.
Si yo soy un agricultor y un minero tiene algún derecho sobre mi chacra, negocio hasta un 10% del valor de su producción para dejarlo trabajar. Son acuerdos verbales que se están dando en el terreno para intentar establecer una suerte de convivencia entre los actores. Los conflictos surgen cuando se incumplen estos acuerdos. Ahí es cuando surgen las denuncias por invasiones.
El proceso de formalización debería tomar en cuenta esta pequeña lógica de las relaciones entre los diversos actores
Es muy difícil decir que los agricultores, las comunidades nativas o los mineros son los perjudicados, los tres están en la cadena productiva del oro. Hay un riesgo compartido entre los tres.
El proceso de formalización también implica formación y constitución de empresas, pero no empresas individuales sino colectivas: mineros, agricultores y nativos.
Los métodos de la explotación del oro van regulando la cantidad de trabajadores que se necesitan en cada operación minera. Por eso, difícilmente hay más de 15 mil mineros actualmente en Madre de Dios. Cada operación minera se organiza bajo el mando de un capataz,. El capataz responde a un minero. El minero no necesariamente es el titular de la concesión minera. Puede ser un invitado que alquila la concesión.
Grupos ambientalistas han estigmatizado a los mineros. Instituciones ambientalistas ven a los mineros como salvajes. Y ahora ellos muestran un rechazo total a dialogar con ONG. Este es un indicador de la tensión regional que existe.
Sobre la corrupción de funcionarios públicos en Madre de Dios: porque son las actividades económicas que sostienen a la región, es muy difícil no encontrar a funcionarios públicos que no estén involucrados o con actividades forestales o con la minería.
El canon minero está muy vinculado a la mediana y gran minería; no está especificado para la minería artesanal ni para la pequeña minería. Si soy minero artesanal y tengo que pagar un canon, ¿cuánto pago, a quién le pago? El sistema no está estructurado para mineros artesanales o para pequeña minería.
El pequeño minero, de una u otra forma, sí tributa a la SUNAT. Su declaración de comercialización le permite vender su oro en las tiendas. Y las tiendas le piden un punto, o dos puntos para la SUNAT. Las estructuras empresariales en la cadena productiva son muy diferentes a los de la mediana y gran minería, y responden a necesidades distintas.
El blanco de las normas de formalización es el minero, y lo ha estigmatizado. Pero no se ha fijado en los otros actores de la cadena productiva para pensar en un proceso de formalización integral.
No hay en el Estado una oficina dedicada al tema de pequeña minería. Los sectores más involucrados en pequeña minería, que son el Ministerio de Energía y Minas y el Ministerio del Ambiente no tienen una oficina dedicada exclusivamente a ver este tema. Sin embargo, esta minería produce el 40% de la producción nacional de oro.
La opinión pública ha estigmatizado a los pequeños mineros. No hay una mirada integral del problema. El Estado coadyuva a la confusión con su volubilidad.
Los decretos se han abocado a eliminar la pequeña minería. Pero en Madre de Dios hay casi 15 mil mineros y casi toda la región está involucrada en minería. ¿Cómo el Estado va a ir contra la corriente?
Lo que hace falta es encontrar un equilibrio entre la conservación del bosque y un desarrollo moderado de esta pequeña economía.
Mirar a Madre de Dios es mirar a la economía del oro y resolver cómo ésta puede ser capitalizada para que contribuya al desarrollo regional.
Si el Estado mira a la economía del oro como algo que puede contribuir al desarrollo regional la situación sería otra.
Por lo general es el parentesco la manera de captar trabajadores para las operaciones mineras. En las zonas de minería el parentesco juega un rol muy fuerte, por las mismas razones que hay caudillismo y patronazgo. Y si el parentesco es muy fuerte, eso implica que la mayor parte de los trabajadores son personas conocidas.
La mayor parte de la gente que llega en camiones lo hace para las labores de limpia y roza del bosque, y luego se van, porque no hay trabajo para mineros. A veces es difícil de comprender porque uno ya está predispuesto a encontrar tráfico o explotación de personas en esos lugares.
Hay un red nacional de trata de mujeres a nivel nacional y regional; pero éstas no son propias de la pequeña minería. Funcionan paralelas a las actividades extractivas, pero no son los mismos mineros quienes están manejando esas redes para obtener mano de obra.
Las chicas de los night clubs rota, se quedan uno o dos meses, porque los clientes siempre exigen chicas nuevas. Esas chicas rotas por todo el país. Uno de sus destinos menos deseados, es Madre de Dios.
Es verdad que hay un circuito de consumo de niñas menores, pero no es que sea un circuito propio de la pequeña minería. Está en todas las actividades extractivas en el país.
Los métodos de explotación regulan la cantidad de trabajadores que se requieren en una operación minera.
Los métodos de explotación en Madre de Dios no tienen una relación directa con el precio internacional del oro. Cuando el precio del oro está alto, los mineros trabajan depósitos de oro de baja ley, porque el precio compensa la baja ley del mineral. Y dejan descansar los depósitos que tienen alta ley para cuando el precio del oro baje. Lo que quiere decir que si hay depósitos de alta ley cuando baje el precio del oro habrá mucha mayor gente y actividad minera que ahora.
Los métodos de explotación actuales requieren poca gente porque son específicos a los yacimientos de baja ley. Si el precio del oro baja, habrá al mismo tiempo mayor demanda. Los compradores van a querer acopiar, y luego esperar a que  el precio vuelva a subir para vender.

Un comentario