Investigan a ciudadano ruso por lavar dinero de la extracción ilegal de oro en Tambopata

Investigan a ciudadano ruso por lavar dinero de la extracción ilegal de oro en Tambopata

Investigan a ruso por lavar dinero de la extracción ilegal de oro en Tambopata

PNP incautó 8 kilos de oro a su empresa y UIF reportó millonarias cuentas. Metal de procedencia ilícita acaba en refinerías de Ginebra y Zúrich

Investigan a ruso por lavar dinero de la extracción ilegal de oro en Tambopata
Oleg Lipin (46) es dueño de Suwit, que tiene un capital de S/.74 millones y una concesión de 200 hectáreas en Tambopata.

ÓSCAR CASTILLA
Unidad de investigación

El 6 de noviembre del 2012 la policía intervino el auto en que se trasladaban Luis Ochoa, Edgar Alvia y Prudencio Peña mientras llevaban 2,7 kilos de oro hacia Puerto Maldonado. Un año después, el 27 de noviembre último, efectivos del aeropuerto de Madre de Dios detuvieron a Yashira Cereceda con 5,3 kilos de este mineral escondidos en su maleta. En ambos casos se encontraron guías a nombre de una empresa desconocida por las autoridades que luchan contra el lavado de la minería ilegal en Tambopata: Minera y de Servicios Suwit.

El Comercio –que reveló las mayores incautaciones de oro y dinero desde el 2012– conoció que el dueño de Suwit y de los 8 kilos de metal incautados (cotizados en S/.1 millón) es el ruso Oleg Lipin (46), cuyo patrimonio y operaciones bancarias están en la mira de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) y de la Policía de Lavado de Dinero. El ruso, además, es considerado como uno de los grandes proveedores del oro ilegal que llega a Suiza vía las exportadoras AS Perú y Universal Metal Trading (UMT), también investigadas por lavado de dinero.

La historia de Suwit empezó en el 2006. Ese año, Oleg Lipin creó la empresa con un capital de S/.86 mil y compró la titularidad de una concesión minera (Vilma) de 200 hectáreas, a pocos kilómetros de Puerto Maldonado. Sin embargo, en los seis años siguientes la compañía, que tiene como socios y apoderados a los rusos Sergey Zapryagaev y Mikhail Alekseev, no declaró producción alguna en el Ministerio de Energía y Minas (Minem). Todo cambió en el 2012, cuando Suwit se ubicó en la lista de los mayores productores de metal en la zona.

Aquel año, Lipin declaró una producción de 207 kilos de oro (por aproximadamente S/.26 millones) y dejó relegada a Gregoria Casas, considerada la mayor operadora de la minería ilegal en Madre de Dios, mientras que en lo que va del 2013 reportó la producción de 87 kilos de metal. Por eso, sorprendió que la sede de Suwit –que actualmente registra un capital de S/.74 millones. – estuviera ubicada en un asentamiento humano de Puerto Maldonado.

LAS CUENTAS DEL RUSO OLEG
La modesta sede contrasta con los ingresos que ha tenido Suwit debido al comercio ilegal del oro. La UIF rastreó las cuentas del ruso y descubrió reportes de operaciones sospechosas realizadas por esta empresa en la filial del Banco de Crédito de Puerto Maldonado. En el documento del caso, quedó establecido que Suwit recibió S/.9,6 millones a través de 64 operaciones bancarias realizadas entre mayo y agosto del 2012.

De este total, S/.4,9 millones corresponden a 26 transferencias efectuadas por Corporación AS Perú, S/.617 mil (también vía transferencias) de Universal Metal Trading y otros S/.4 millones por concepto de depósitos en efectivo realizados por AS Perú. Ambas empresas –según reveló El Comercio el año pasado– son las mayores exportadoras del oro ilegal que sale de Madre de Dios con destino a Ginebra y Zúrich.

En el 2012, estas exportadoras enviaron más de 9 toneladas de metal a las refinerías suizas PAMP y Metalor. Precisamente, ocho kilos de oro de Suwit, que debían llegar a estos destinos, fueron incautados en dos operaciones policiales en Madre de Dios. En el caso de la primera incautación –2,7 kilos confiscados a tres empleados de Suwit en la vía Interoceánica– Lipin dijo a la policía que el metal salió de su concesión Vilma, ubicada en el distrito de Laberinto.

EL ORO ILÍCITO DE LA PAMPA
Sin embargo, la inspección policial confirmó que el metal no salió de esa concesión porque no se descubrieron indicios de actividad minera reciente. La investigación determinó, según las fuentes policiales, que el oro procedía de La Pampa, centro de la minería ilegal cerca de Puerto Maldonado. Aun así, la fiscalía de Madre de Dios ordenó la devolución del metal.

Un año después, el 27 de noviembre pasado, la policía realizó una segunda incautación a Suwit: Yashira Cereceda cayó en el aeropuerto de Madre de Dios con 5,3 kilos de oro y guías de la empresa rusa mientras intentaba viajar a Lima. Ese día se presentó ante la policía un emisario de Suwit, el arequipeño Enrique Ramírez Márquez (43), quien participó con Lipin en la extracción de oro en Tambopata a través de dragas.

Ramírez reclamó la devolución del oro (como ocurrió en el primer caso) y la liberación de la detenida. Y aunque la mujer salió libre, la Policía de Lavado de Dinero no entregó el metal y abrió una segunda investigación por blanqueo de capitales. Desde entonces, el paradero de Oleg Lipin es un misterio para las autoridades policiales.

EL ENTORNO
Enrique Ramírez Márquez, representante de Suwit, y el apoderado de esta empresa, el ruso Mikhail Alekseev, crearon en el 2008 la asociación de mineros dedicados a la actividad de dragado del río Madre de Dios y afluentes. Esta organización, que reunía a los mineros que utilizaban dragas (prohibidas en el 2010), tenía como presidente al ex alcalde de Tambopata Luis Bocangel Ramírez y a su hermano Samuel Bocangel.

El abogado Serapio Rosa Candia (ex procurador anticorrupción de Madre de Dios hasta el 2012) se desempeñó como defensor de Oleg Lipin en la investigación por lavado de dinero que se le abrió por la incautación de 2,7 kilos de oro en la carretera Interoceánica el 2012.

Un ciudadano ruso, que se identificó como Shpak Vladimir y dijo ser inspector del Gobierno de Rusia, también se presentó como asesor de Oleg Lipin. El Comercio llamó a la embajada de este país en Lima, pero dijeron no conocerlo.

About Gabriel Arriarán

Es el director de Frontera Pirata. Licenciado en antropología por la PUCP, MsC in Social Anthropology por el LSE. Trabajó como reportero en LaMula.pe, fue colaborador de la revista Frontera D, en España, y de la plataforma de periodismo de investigación Convoca.pe, en Perú. Fue uno de los periodistas que participó de la investigación de los Panama Papers. Escribe sobre la actual fiebre del oro en la Amazonía, e investiga casos de trata de personas asociados a las mafias de la minería ilegal.