Minería Infernal

Minería Infernal

Actualidad Piquetes de mineros informales siembran el caos. Paro indefinido cumple una semana. El gobierno negocia por partes y cucharadas.

Minería informales
Lunes 24, Plaza San Martín de Lima. Mineros informales exponen sus argumentos.

¡Que este problema lo solucione la señora Nadine Heredia!”, exigió Esteban Siancas, presidente de la Confederación Nacional de Mineros Artesanales (Conami), el lunes 24.
Lamentablemente, los tentáculos de la economía negra más extensa del país y que ha generado un caos en la capital no se van a desenredar con un tuit.

Teniendo como base la Plaza Dos de Mayo, 4 mil mineros ilegales marcharon todos los días desde el jueves 20 que se declararon en huelga indefinida.

En Lima su recorrido abarcó el largo de la avenida Colmena. Arequipa e Ica, por su parte, tuvieron en la Panamericana Sur su vía más apremiante.

Y fue en la characata región donde, el sábado 22, se reportó el primer deceso de la jornada.

Magdalena Alarcón Huamaní, 71, falleció de un paro cardiaco luego de quedar varada en el kilómetro 617 en la provincia de Caravelí.

PUNTO DE QUIEBRE
Esta tragedia marcó el punto de quiebre a tan solo dos días del diálogo que la PCM inició con los mineros, agrupados, además de la Conami, en la Federación Minera (Fedemin), Federación Nacional de Pequeños Productores Mineros y Artesanales (Fenamarpe) y en la Central Nacional de Mineros (Cenami).
El fallecimiento de Alarcón motivó a que la Procuraduría del Ministerio del Interior denuncie por homicidio culposo a 40 líderes mineros el lunes último.

Ese mismo día, las Fuerzas Armadas y la Policía entraron a restaurar el orden en la carretera sureña y encapsular las protestas.

Mientras tanto, en Lima, el Alto Comisionado Contra la Minería Ilegal, general EP (r) Daniel Urresti, ya comenzaba a entablar conversaciones con un reducido grupo de dirigentes mineros de Arequipa y Apurímac.

TENSAS NEGOCIACIONES
“Vivimos una fiebre del oro, y la historia dice que su evolución siempre es la misma: finaliza cuando se acaba el mineral o deja de ser rentable”, explica Urresti, quien recibió a CARETAS casi a la una de la mañana del martes 25.
Un claro ejemplo de lo cargado que estuvo su agenda esta semana.

En las reuniones con los mineros siempre lo han acompañado los viceministros de Minería, Guillermo Shinno, y del Ambiente, Mariano Castro. Además, cuenta con la asistencia del despacho de su colega de Solución de Conflictos, Vladimiro Huaroc.

Desde que estalló la protesta, Urresti, quien lleva apenas cinco meses en el cargo, despacha todos los días con el presidente Ollanta Humala y el premier René Cornejo.

Y son los cercos que el general ha venido imponiendo en este tiempo los que han llevado a los mineros a la protesta.

ARRESTOS DE URRESTI
“Les hemos restringido el abastecimiento de combustible, tenemos puestos de control en los aeropuertos y estamos con las interdicciones. Eso les ha molestado, pero ya era momento de poner orden”, detalla Urresti.
El dinamitado de siete plantas de procesamiento ilegal en Chala, Arequipa, el pasado jueves 13, fue su acción más sonada. (CARETAS 2326 – Bombas y Paros)

En un acta fechada del 10 de febrero, los mineros decidieron orquestar su hoy llamada “Marcha de los Cuatro Suyos”.

La minuta, que contiene 12 puntos, pedía el retiro de Urresti y de los ministros del Ambiente, Manuel Pulgar Vidal, y del entonces titular de Energía y Minas, Jorge Merino.

Así también el cese de las interdicciones y la derogación del Decreto Legislativo N° 1102 del 2012 que criminaliza la actividad minera ilegal del 2013.

En este armazón de reclamos, Isaac Humala, padre del mandatario, fue una voz de consulta.

BRONCA Y DEMOGRAFÍA
El 19 de abril es la fecha límite del proceso de formalización que se inició hace dos años consistente en seis pasos normativos.
Debió concluir en septiembre del 2013, pero el gobierno lo prorrogó por seis meses ante la oleada de protestas.

A la fecha, 70,850 personas han presentado la Declaración de Compromiso, la piedra de toque del proceso.

Según regiones: 16 mil en Arequipa, 10 mil en Ayacucho, 7 mil en Puno, 5 mil en La Libertad y 4 mil en Madre de Dios.

“La lista está cerrada y sobre eso se va a trabajar”, aseguró Urresti.

El total de personas que se dedican a la minería ilegal en el país fluctúan entre 150,000 y 400,000, según las fuentes más exageradas.

FIEBRE DEL ORO
El precio sideral del oro –US$ 1,323 la onza, al cierre de la presente edición– ha desatado una fiebre por la codiciada “pepita” en costa, sierra y selva.
El plan de formalización decretado en 2012, apunta a que los mineros artesanales cumplan con los estándares mínimos ambientales y normas tributarias.

En dos años, solo 1,400 personas han acreditado contratos de concesión y otros 200 de licencias de aguas.

En el grupo que ya ha logrado cumplir todos los pasos “no hay ni 100”, reconoció Urresti.

“La idea no es ceder. La idea es que los que entran al 19 de abril, entraron, y les vamos a dar 120 días para empezar la política de saneamiento. En ese plazo vamos a tratar de avanzar lo máximo en la formalización”, explicó el ministro de Energía y Minas, Eleodoro Mayorga.

ORO, TRÁFICO Y LAVADO
La minería ilegal se ha convertido en un negocio multimillonario engarzado con circuitos de evasión tributaria y lavado de dinero crecientemente perniciosos.
La SUNAT acaba de decomisar 316 kilos de oro ilegal valorizado en US$ 11,2 millones en el depósito de aduanas de TALMA en el Callao.

Claro que un mandato judicial de una Corte de Ucayali ordenó la insólita reposición del cargamento a sus oscuros propietarios: nada menos que el exconvicto por narcotráfico Pedro Pérez (a) “Peter Ferrari”, a su vez vinculado a Rodolfo Orellana. (CARETAS 2319 – Dupla de Oro Trucho)

Según la consultora Macroconsult, las exportaciones de oro ilegal superaron largamente las del narcotráfico en 2011. Fueron US$ 1,793 millones de oro frente a US$ 1,208 millones de “blanca”.

Por cierto, es más fácil estimar el valor de la minería ilegal que del narcotráfico. El tráfico de cocaína es calculable, pero no es medible. El oro, tarde o temprano, termina en el mercado legal.

A su vez, existen indicios de que el narcotráfico está “blanqueando” su dinero en el comercio del oro ilegal.

Tampoco se trata de estigmatizar a la pequeña minería. “La minería artesanal es una profesión como cualquier otra, pero tenemos que estar seguros de que no dañe el medio ambiente”, sostuvo el ministro Mayorga.

RED DE POLÍTICOS
“La protesta demuestra que los mineros ilegales han crecido en número y en organización. Y tienen considerable influencia política: una red de congresistas, de presidentes regionales y alcaldes a su favor”, según José De Echave, de la ONG Cooper@cción y exviceministro del Ambiente.
En el Parlamento se ha escuchado esta semana a varios congresistas apoyándolos, entre los que destacan los fujimoristas Julio Rosas y Néstor Valqui. También el oficialista Amado Romero y el acciopopulista Yonhy Lescano. Incluso el titular de Congreso, Fredy Otárola, recibió en su despacho a una comitiva de mineros, el jueves 20.

En la Presidencia del Consejo de Ministros hay temor de que el Congreso promueva un proyecto de Ley que amplíe los plazos de la formalización.

Mientras tanto, cuatro organizaciones mineras acampan desafiantes en la Plaza Dos de Mayo.