“El Estado ha ilegalizado a los mineros de Madre de Dios”

“El Estado ha ilegalizado a los mineros de Madre de Dios”

Es lo que dice en esta extensa entrevista para LaMula.pe, el ex–congresista y asesor legal de la FEDEMIN, Eduardo Salhuana

PUBLICADO: 2014-03-27
LaMula.pe viajó a Puerto Maldonado la semana pasada, días antes de las movilizaciones que vivieron varias regiones, a averiguar in situ los problemas que atraviesa el proceso de formalización y conversar con los involucrados. En opinión del asesor legal de la Fedemin, Eduardo Salhuana, el Estado no estaría dispuesto a formalizar la minería informal en Madre de Dios, sino a erradicarla por completo.
Desde este polémico punto de vista, el proceso de formalización quedaría como una trampa burocrática que estaría ilegalizando a los mineros para luego perseguirlos e interdictarlos. El Estado, dice Salhuana, tendría que sincerarse y comunicar a la gente que ya no se permitirá la actividad minera en el departamento.

¿Cómo llegó usted a ser asesor de la Fedemin, cuál es la historia detrás de esto?
Yo soy abogado. Soy abogado, soy de acá, he vivido toda mi vida acá. Y lógicamente conozco la actividad minera.

¿Tiene usted concesiones mineras?
No, no, no. Sólo soy abogado. No soy ni minero, ni maderero, sólo soy abogado. Y obviamente lo conozco a Lucho Otzuka. Él es de acá, su familia también es de acá, mi familia también es de acá. Yo soy de Puerto Maldonado cuando Maldonado era una aldea de cinco mil habitantes. Todos nos conocíamos. Y Lucho es minero antiguo. Su familia era minera. La diferencia entre los mineros de Madre de Dios con los mineros de otros departamentos, es que el minero de Madre de Dios tiene títulos mineros, no es un invasor de terrenos de grandes empresas, no, no, es titular minero. Lo que no entendemos es por qué el Estado se ha ensañado con ese ciudadano.

Pero quiero conocer la historia detrás. ¿Cómo es que lo llaman para ser asesor de la Fedemin?
Como te digo, soy abogado, yo he sido asesor de varias asociaciones, de varios gremios mineros, en Malinowski, de Huepetuhe, en Laberinto. He tenido un montón de clientes mineros. En esa condición asistía a las reuniones de la Federación Minera, y en uno de los viajes que se hizo el año pasado, el 2012, después de la huelga (aquella donde hubo tres cuatro muertos en Puerto Maldonado), me invitaron para viajar a Lima. Viajé con la delegación para reunirnos en la PCM. Asistimos varios, fuimos varios asesores. Y ya estando allí, Lucho me pidió que lo acompañe en la Federación, que lo apoye. Así fue, y aceptamos, obviamente con el pago de unos honorarios mediante.

Leí en un artículo de El Comercio que durante el gobierno de Toledo usted sacó una norma que prohibía la minería en cursos de agua.
Era en ríos, en zonas adyacentes adonde se capte agua potable para consumo humano. Yo era presidente de la comisión de Amazonía, y viajamos a Iquitos para una sesión descentralizada del Congreso. En esa sesión, el presidente de la región y el alcalde provincial denunciaron que una empresa minera operaba a doscientos metros de la balsa cautiva que captaba agua en el río Nanay, para la ciudad de Iquitos. Se pidió informes, estaba el informe de la DREM, que decía que no había normatividad que prohíba, y se propuso una norma para que se prohíba la minería en las zonas adyacentes donde se capta el agua potable. Esa propuesta la hizo suya la comisión y se planteó al Congreso.En mi etapa de congresista yo promoví la ley 27651, que es la ley de promoción y formalización de la pequeña minería, una ley vigente. Acá se solucionó el problema nativo–minero: habían como 300 mil hectáreas que estaban anuladas para petitorios mineros porque había enfrentamientos entre comuneros y mineros. Se zanjó ese tema. Aquí hay muchos problemas por el uso del recurso, muchos problemas. Y como hay un sólo congresista para la región, tiene que estar en todas.
A veces uno opina, tiene una idea, porque no tiene la información del otro lado, la gente no tiene acceso a la información. Aquí la actividad minera ocupa al 53% del PBI regional. Si el Estado quiere tumbarse a la minería, hermano, que la reemplace con otras actividades, que financie algo. Con las inundaciones, Ollanta no ha mandado un centavo para la gente, hay diez mil agricultores afectados, y para el Presidente no hay Madre de Dios, no existe. Ni un ministro viene acá. Sólo viene Pulgar Vidal, a interdictar nomás. Entonces la gente se siente marginada, se siente maltratada por el Estado. ¿Qué quieren?

No negará que la minería ha causado un impacto ecológico fortísimo, y que asociada a la minería hay, por ejemplo, trata de personas.
Seguro. Totalmente de acuerdo. No vamos a tapar el sol con un dedo, no lo vamos a negar. Es una actividad que ha impactado, es una actividad que genera problemas, de todo tipo, pero creo que si nos ordenamos, si hay voluntad de ambas partes, las cosas podrían ser diferentes. Los mineros, con todo lo que ha sucedido, tienen una enorme voluntad de corregir todas las tonterías que han hecho. Porque hay mineros que hacen las cosas de manera irresponsable. Hay. Existe. Pero entienden ahora que los tiempos han cambiado. Que si queremos hacer minería, tiene que ser una minería diferente, distinta.

¿La Fedemin reconoce entonces que ha habido contaminación por mercurio en los ríos, por ejemplo?
En general, sí, hay contaminación, evidentemente. Acá se hace minería hace más de 50 años. Lo que nosotros decimos es que hay que solucionarlo juntos. ¿Quién vendía el mercurio antes en Madre de Dios? El Estado, el Banco Minero era el que te daba el mercurio.

¿Qué propuesta tienen ustedes para comenzar a remediar eso?
El IGAC te dice cómo vas a trabajar. El problema es que hasta la fecha, al Estado nunca le importó la pequeña minería.
Cuando yo estuve en el Congreso, en la oficina de pequeña minería, estaba el Ing. Barcello, un ingeniero competente. Él me dijo: Dr., ¿qué puedo hacer? Si el ministerio sólo piensa en la gran minería. La pequeña minería no existe. No tengo plata, no tengo recursos, ¿cómo me voy a Madre de Dios? No tengo. No puedo.
Entonces, como política de Estado, arriba, se han preocupado de la gran minería, que está bien, pero se han olvidado de este sector que ocupa en el país, por lo menos, a un millón, dos millones de personas.
Hay una co–responsabilidad de la sociedad y el Estado. Juntos encaremos el tema. Pero lo que se está haciendo ahora es privilegiar la parte represiva. No la formalización. Si tu preguntas, ¿cuánto hay para la formalización? No hay plata. Hay plata para la interdicción. Pero no hay para la formalización. No hay plata, no hay fondos, no hay recursos. Y eso también lo dice Ipenza: un Estado que no da recursos ¿cómo va a llevar a cabo la formalización?
Pero 289 que han presentado su IGAC, de los miles de mineros que hay en Madre de Dios, no es un número representativo.
Lo que pasa es que el primer paso no es el IGAC, es del uso del terreno superficial, y son pasos precursivos, es decir, das el primero, lo aprueban, y recién puedes dar el segundo. Nosotros suponemos entonces que debe haber otro tipo de intereses, presumimos que hay otro tipo de intereses. Sino, es inentendible. Y lo que sucede, se lo hemos dicho, a Jiménez Mayor, a Villanueva, que ya lo sacaron, a Urresti cincuenta mil veces: por qué no se sincera usted, general. Si no va la minería, entonces, señor, ya la gente se irá a su casa. Pero no les mienta, pues, general. No, que no es así, que esto que el otro. Te mete el cuento, pero no hace nada.

¿Qué posición tiene la Fedemin sobre la intervención de la Corte Superior de Justicia de Madre de Dios? ¿Ha habido o no corrupción en la Corte Superior de Justicia?
Mira, el Poder Judicial en el país, en general, está mal. Y Madre de Dios no es la excepción. De que hay casos, sí los hay. Pero de haya algo sistemático, de que esté el Poder Judicial tomado por la minería ilegal, ¡no pues! Esa es una hipótesis interesada.

Al mismo tiempo, el juez Becerra, en Huepetuhe, fue destituido después de haber otorgado 22 acciones de amparo a favor de mineros. ¿No ve usted allí un interés?
Mira, lo que nosotros creemos es que el Poder Judicial tiene que ser autónomo. Si no, ¿qué garantías tenemos como ciudadanos? El juez anterior (se refiere a Marino Cusimayta) al que salió (Juan Becerra Marroquín) había admitido acciones de amparo y medidas cautelares a favor de varios mineros. Se quejó el ministro del ambiente, se quejó Urresti, no que ese juez, que está coludido, lo sacaron. Entró Becerra y sin que se lo pidan, de oficio, anuló todo. Entonces lo que yo pido, como abogado y como ciudadano, son jueces autónomos, del poder político y del poder del dinero. Si el minero no tiene la razón, entonces que no se la den. Si yo, como ciudadano o como Estado, me siento afectado, mi procurador apelará entonces. Apelará en Huaype, se vendrá aquí a la Corte Superior, y aquí con tres vocales, con más experiencia, enmendarán cualquier error. Pero mira todo ese escándalo que se ha armado por ese tema. La República ha sacado que la enamorada, que la mamá, o sea, ya es truculencia.
Para nosotros lo central es la formalización, y el Poder Judicial que actúe autónomamente. ¿Qué garantía tiene el ciudadano de a pie de que el Estado no lo atropelle? Poderes autónomos, por eso se creó la separación de poderes. Pero, ¿te parece correcto que salga Pulgar Vidal y diga: ese juez afuera, ese juez, que se vaya? ¡Y el juez se vaya! ¿Donde vivimos?

Uno de los compradores del oro que se produce en Madre de Dios había sido una empresa llamada Italpreziosi, que está siendo investigada por la fiscalía de Nueva York, por lavado de activos y narcotráfico. ¿Sabía usted que el narcotráfico está usando el oro de la minería ilegal para lavar dinero?
Acerca de todo lo que sea ilegal, ¿cómo podríamos engañar, esconder? Lo que la Federación Minera quiere es que la actividad se ordene y se formalice. Y si nosotros la ordenamos y la formalizamos, evidentemente, vas a saber de dónde procede el oro, a quién se le vende, con facturas, y se podrá hacer el seguimiento financiero, el rastreo sucesivo de las compras, de las ventas. Justamente este desorden es lo que genera la situación de delitos conexos. Ordenémonos y estoy seguro que se los va a poder controlar mejor.
Pero estos dos años el Estado no nos ha ayudado en nada en el proceso de formalización. A lo que se está apuntando no es a formalizar, sino a eliminar la actividad. ¿Quién vendrá después? ¿A quién se la darán? Están estrangulando la economía del oro en la región.

¿Es cierto el rumor de que habrían grandes empresas interesadas en invertir en el corredor minero y por eso quieren sacar a los mineros? ¿Quiénes son esas empresas?
Nosotros desde la Federación nos decimos: oye, algo raro pasa acá, porque no se trata de mineros chúcaros que no quieren formalizarse. Hemos viajado a Lima cien veces a pedir: oye ya pues, soluciona esto, formaliza, y estamos viendo que de los 289 IGAC que hemos presentado, 268 han sido rechazados.

¿Hay mineros pidiendo concesiones de forestaría y ecoturismo para obtener el uso superficial de la tierra?
Puede ser. No te puedo ni afirmar ni negar. El minero es libre y dirá: para evitar problemas voy a ser dueño de abajo, de arriba. Puede ser, sí.
Para el Informe Final de la Mesa Técnica, nosotros entregamos todas nuestras propuestas el 25 de octubre. Nos dijeron: propongan qué modificaciones necesitan, cuáles son los problemas que tienen, qué plantean, qué proponen, cómo trabajarían minería en los ríos, cuáles serían los estándares ambientales, todo eso nos pidieron. Y aquí en esta mesa nos reunimos durante diez días con quince consultores: ingenieros que asesoran a los mineros en su IGAC. Y trajimos dos consultores de Lima. ¿Cuándo nos han contestado? En febrero. Cinco meses le tomó al gobierno contestarnos acerca de temas que ya son totalmente sabidos.

¿La Ventanilla tendría que solucionar los usos diversos sobre la superficie? ¿No se creó para eso?
Esa es la teoría. En la práctica no hace eso. Mañana en la mañana anda a ver qué hace esa ventanilla, y si funciona, si funcionará, hermano. Porque no había trabajadores, no tenía computadoras, es más, nadie la usaba, no estaban interconectadas las instituciones. El ANA iba a una hora, el otro iba a otra hora, de ocho a ocho y media, no había un personal permanente. Realmente un desastre.

¿Actualmente, hay un mercado negro del oro?
Las interdicciones lo han generado, si, hay un mercado negro de compra y venta de oro. ¿Cuál es el precio del oro que hay actualmente? Es el que pone el mercado negro. El precio del oro debería estar a S/.120, S/125, a ese precio sigue más o menos en Brasil. Y aquí están pagando S/.80, S/.90, S/.100 soles por gramo, y no te compra el comprador formal, no te está comprando Oro Fino, las empresas que siempre te compran. Ese dinero sabe Dios de dónde viene. Y es más, ni te quiere recibir factura. Se ha ilegalizado la compra y venta del oro. ¿Y quién pierde? Está perdiendo el minero doblemente, porque pierde en el precio, no otorga factura, y si no otorga factura tampoco puede acreditar su producción mínima.

¿Quién está comprando ese oro?
Sabe Dios, hermano, de dónde vendrá la plata. No se sabe. Han estado pagando hace dos meses, 70 soles por gramo. El gramo fuera está a más de cien. Gana treinta soles por gramo, imagínate el negocio que es ése. El Estado se comprometió a que Activos SAC compre el oro de los mineros. Hasta ahora no se ha hecho nada. Si quieren apretar, que abran entonces su ventanilla en el Banco de la Nación, que se pida al minero su declaración de compromiso, y pueda entonces vender su oro allí. ¿Por qué no lo hicieron? Porque no les ha dado la gana.

Escuché rumores en la ciudad de que como ya no puede salir por la Interoceánica, ni por el aeropuerto, está saliendo hacia Brasil y Bolivia.
Puede ser, puede ser. ¿Por qué? Por que han cercado toda la exportación de oro de Madre de Dios. Y no todo es oro ilegal pues. Han metido a todos en un mismo saco: a todos los han puesto como ilegales.
Pero los mineros parece que transitan de forma bastante fluida entre la ilegalidad y la informalidad. Un mismo minero puede ser ilegal e informal.
Lo que pasa es que es una línea muy sutil Porque la definición misma de la ley, de legal e informal, es casi lo mismo.

Por lo que tengo entendido un ilegal es el que trabaja sobre cursos de agua y en áreas naturales protegidas. Eso es ilegal.
Es, pero además hay otros elementos para ser ilegal. El que realiza activdad minera sin cumplir con los requisitos. Pero ninguno de los mineros de Madre de Dios cumple con los requisitos, pues. Les falta su IGAC. Eres ilegal y eres informal. Dar ese salto cualitativo a legal es algo que el propio Estado no está permitiendo.
Mira, para terminar lo de las superposiciones. Iban a elaborar un D.S. para regular un procedimiento administrativo a través del cual se resuelvan los casos de superposición entre derechos mineros y otros derechos de uso sobre el terreno superficial. A un mes del plazo de la formalización, recién van a sacar un D.S. que resuelva los problemas de las superposiciones. Estamos a 17 de marzo. ¿Lo han dado? No lo han dado. Y ése es el 3er paso de la formalización. ¿Se entiende, no?
Si, claro: tienen un plazo demasiado corto para cumplir con las cosas que el Estado les está pidiendo.
No, me refiero a la cosa sustancial. El tercer paso dice: acredítame con un documento sobre el uso del terreno superficial. Recién van a sacar un decreto supremo que va a resolver el problema de las superposiciones. Pero, ¿cuándo sale ese decreto? No se sabe. Y mientras tanto, bombardean, persiguen. Hay diez mineros en el penal. Y ya se acaba el plazo. Y Urresti dice: ahora voy a entrar a Huepetuhe, voy a bombardear, voy a perseguir. ¿Qué es esto? Es de locos. ¿Te das cuenta? No tenemos espacio para contestar. Sobre el tema de los cursos de agua, también. Hemos planteado cómo se debería trabajar, recogiendo experiencias de Colombia, de Venezuela, de Brasil. Pero recién van a analizar el tema. El plazo está al muere, y ellos siguen analizando. Y nosotros, sobre esto, hemos propuesto cómo se va a trabajar, cómo se va a hacer, los estándares ambientales, el uso del mercurio, etc. ¡Por lo menos que nos contesten!

Ok, hay una traba burocrática al proceso de formalización
Así es. El Estado no estaba preparado para este proceso. Es un proceso totalmente improvisado. Y eso no lo digo yo, lo dice el propio Dr. Ipenza de la SPDA. Sin plata, sin recursos, sin funcionarios, la DREM está que se cae a pedazos. No hay forma.

¿Qué va a pasar después del 19 de abril? ¿Qué piensan hacer ustedes, si quedan miles de mineros en la ilegalidad?
El Ministro del Ambiente, que miente todos los días sobre el tema de la formalización, dice que se formalizarán veinte mil mineros. Cuando uno lee la entrevista da risa. Esa cifra es irreal, no existe. Es mentira. Él dice así, como puede decir, veinte, treinta, cuarenta mil. Según el ministro del ambiente viene ahora una estrategia de saneamiento que tiene por objeto evitar que los operadores continúen o que entren nuevos. Hay una etapa de saneamiento, pero no es para eso.

¿En qué consiste esa etapa de saneamiento?
Van a perseguir a los que no entren al proceso de formalización. Nosotros, al menos, seguiremos tratando de difundir y explicar a la gente para que la opinión pública en Lima entienda por qué se ha satanizado tanto la actividad. Lo concreto es que si en abril no se corrige esto, todos los mineros pasarán a la ilegalidad y serán sujetos a interdicción, persecución penal, lavado de activos, pérdida de dominio. Les van a aplicar todo este aparato normativo que han creado maquiavélicamente. Han armado todo un aparato para exterminar al pequeño minero de Madre de Dios. No hay otra explicación.

También hay casos de mineros que sacan su petitorio, obtienen su concesión, pero ellos saben que su petitorio está, por ejemplo, sobre la Reserva Nacional de Tambopata, saben que allí el Ministerio les va a denegar la solicitud, pero inmediatamente con el petitorio se van a trabajar. ¿Eso ustedes como lo controlan? ¿Cómo hacen para ordenar a su gente y ayudar a que este desorden no se haga peor?
Es difícil, eso. El problema es que venimos de una larga historia de informalidad. En Madre de Dios, antes de la Interoceánica, del 2005, 2006 que comienza la construcción, era una población, un departamento, totalmente olvidado. Imagínate, si hasta el 2006 había estado olvidado, cómo habría sido antes. ¿Cómo era, cómo se vivía acá? La informalidad era absoluta. ¿Por qué? Porque no es sólo la informalidad del oro, es la informalidad de todas las actividades conexas. Oficinas de Sunat sólo hay en Maldonado, no hay en ningún otro sitio. Tu sales de Maldonado y nadie te da boletas, y el minero, ahora con la formalización, tiene que sustentar sus gastos, con un contador, pero va al mecánico, le reparan una bomba, y el mecánico no da boleta. Porque el mecánico tampoco tiene licencia ni tiene nada. Se va a un grifo, tampoco dan boleta, los transportistas, los motoristas en los ríos, tampoco dan boleta. La economía de Madre de Dios es informal. Es tema social, cultural, de capacitación. Porque si sacas tu línea del nivel de educación que tienen los mineros, te vas a dar cuenta que de los primeros grados de primaria no pasan, algunos tienen secundaria, otros son analfabetos. Es un tema complejo. El proceso de formalización de Colombia duró diez años, seis de preparación y cuatro de ejecución. Eso lo dijo un técnico de la Comunidad Andina en un evento que justo organizó la SPDA, donde estuvieron los del Minam, toditos. Pero parece que no aprendieron nada de lo que dijo. De Colombia, un americano, un venezolano, todo lo que dijeron los del Minam fue refutado por esos técnicos que ellos mismos trajeron.

Cuando yo le pregunté acerca de eso a Urresti me dijo que ustedes se estaban comparando con mineros legales en Colombia. Pero allí también hay minería ilegal, y en realidad, para Urresti, los mineros ilegales aquí son el equivalente peruano a esa minería ilegal en Colombia.
Lo que pasa es que la minería aquí se ha ilegalizado. El minero en río trabaja hace mucho tiempo. Porque el oro baja por el río. Pero, prohibieron la minería en ríos, entonces, ya es ilegal. Si alguien me dice: está prohibido usar camionetas. Entonces ya es ilegal, un policía me para en la calle y me quita la camioneta. Ahora, qué han hecho con otros mineros para convertirlos en ilegales: han sumado las concesiones que tienen individualmente las familias de los mineros, del papá, de los hijos, suman el área total de sus concesiones, y pasan las 2000 hectáreas. Entonces, ya no es pequeña minería sino mediana minería. Le anulan entonces su declaración de compromiso, lo sindican como minero ilegal, y encima el procurador del Minam pide que lo interdicten.

Ese el caso de Gregoria Casas.
No es sólo ellos, de varios. Ellos son la familia más emblemática, más publicitada. Pero, hermano, hay decenas de casos así. El Estado te ilegaliza, y de ahí, te persigue. ¿Adónde vivimos? Es una locura. Como la señora tiene 600, el hijo tiene 400, la otra hija tiene tantas hectáreas, sumadas todo por el principio de la primacía de la realidad, ah, mediana minería. Anulado el IGAC, denuncia, y encima El Comercio, que allí está, como un sicario a sacar el ancho a la gente. Eso es lo que ha pasado. Entonces, ¿qué hacemos? ¿qué hace el ciudadano humilde de Puerto Maldonado, cómo se defiende? ¿A quién le dice, ayúdame? Va al Poder Judicial y allí le dicen: ah no, la minería ilegal está corrompida, fuera. La gente se siente débil, hay mucho resentimiento, imagínate qué puede pasar: marchas, huelgas, el Perú no puede vivir así, cuando esto se puede arreglar. Urresti nos dijo varias veces: minería en ríos, sí, lo vamos a hacer, como en Colombia. Ok, entreguen los estándares. Ya, vamos a darles, todo. Nunca. Llévenme a Madre de Dios, vamos a discutir allá. Ya, perfecto. Lo han invitado el sábado para que venga aquí a la comisión de ecología, no ha venido. Le hemos dicho: general, venga pues, a Madre de Dios, nadie le va a hacer nada. Discutamos como gente. No, que ustedes me están moviendo a la gente, doctor. No es así.
Para el tema de las dragas, dicen que van a analizar. Todavía están analizando. No han dado respuesta. Van a regular la maquinaria para que se pueda trabajar minería en los ríos, iban a sacar un decreto supremo, nada. Los casos de superposición, también otro decreto supremo. Nada.
Los medios tienen que informar con objetividad. Ayúdenos a decirle al país que les están mintiendo. Los medios sacan a los mineros como demonios, como que no quieren formalizarse, cuando la cosa es al revés. Esta es minería informal, no es ilegal. El Sr. Otzuka tiene siete denuncias, ocho, ya le han metido una más. Él opina, pum, contaminador, acusa el procurador del Minam, y el procurador llamando al fiscal ambiental, oye, pídele prisión preventiva. ¿Qué es esto? Ya ni Fujimori.

Por cierto, usted inicio de su carrera política en el 2001, ¿no es así?
No, yo he sido diputado, en el año 90, por Madre de Dios. El único diputado. Y he sido disuelto el 92 con Fujimori, el 5 de abril. Y luego de eso, el 94 estuve en Lima unos años y luego volví, y desde entonces vivo aquí. De allí he vuelto a postular el 2000 y estuve en el parlamento del 2001 al 2006.

¿Está usted pensando en lanzarse para las elecciones regionales y municipales?
No. Eso es totalmente falso. No voy a postular.