El campamento de la protesta minera: buscando otras imágenes

El campamento de la protesta minera: buscando otras imágenes

El campamento de la protesta minera: buscando otras imágenes
Posted on 28 marzo, 2014 by administrador
Por: Tomás Osores¹

Bajo los toldos I. Las banderas Unancha y Wiphala, un hombre que lee, una pareja tomándonse fotos, personas conversando.Las banderas Unancha y Wiphala, un hombre que lee, una pareja tomándonse fotos, personas conversando.

Bajo-los-toldos-III.-Las-banderas-Unancha-y-Wiphala-un-hombre-que-lee-una-pareja-tomándonse-fotos-personas-conversando.

Bajo los toldos II. Los pilares de las cadenas que rodean la plaza son utilizadas como base para sostener las telas que protegen del sol y permiten un buen descanso

 

 

creo-que-podría-ser-la-imagen-de-portada-del-artículo-Bajo-los-toldos-I.-Los-pilares-de-las-cadenas-que-rodean-la-plaza-son-utilizadas-como-base-para-sostener-las-telas-que-protegen-del-sol-y-permiten-un-buen-descan

Tema reciente de coyuntura, las marcha de los mineros artesanales del 20 de marzo en el Centro de Lima fue seguida por la ocupación por parte de este contingente en la Plaza Dos de Mayo. Habiendo participado de esa marcha, totalmente pacífica, se regresó la tarde del domingo 23 para intentar registrar en imágenes dicho campamento y recoger algunos puntos de vista. Luego de muy cortos treinta minutos de toma de fotos, interrumpidas por pedido de los dirigentes, se piensa que estas podrían ser de interés sociológico y social. Así, exploramos en dos párrafos estos elementos².

 

Bajo los toldos III. Almacenamiento de bienes, lectura, descanzo, un señor protege su identidad.

Bajo-los-toldos-II.-Almacenamiento-de-bienes-lectura-descanzo-un-señor-protege-su-identidad.

Con estas fotos intentamos mostrar qué ocurre en el campamento. Siendo un precario espacio ocupado, la vida cotidiana que se realiza en su interior ha de organizarse. Lectura, recreación, consumo, reposo: las actividades típicas de un momento de descanso dominical de reducida actividad laboral, así como del impacto potencial de la movilización política. Mujeres, jóvenes y niños descansan, leen, juegan, se toman fotografías, bromean, limpian, se organizan. A su vez, el comercio se articula a las necesidades del campamento, incluso al interior de este. Las pancartas acompañan los toldos y carpas. Artesanales mas no ilegales ni informales. Lejos de lo que se cree a través de los medios, el ambiente aquí, en esta tarde de domingo es bastante tranquilo. La plaza es a la vez espacio de protesta pero también de habitación, recreación y consumo para este colectivo que la ocupa.

Sin embargo, los atentos dirigentes se mantienen alertas a las cámaras foráneas. Conviviendo con el reposo y la recreación de un domingo, la tensión no deja de estar presente. Nuestra cámara, así como la presencia de una reportera y un camarógrafo de TVPerú fueron criticadas por comentarios al interior del campamento y por dirigentes que se acercaban directamente. Sus argumentos eran bastante razonables. Además de la protección de la identidad de los manifestantes, ellos insistieron, como repitieron a la televisión nacional, en su desconfianza en la mayoría de acercamientos pues la prensa estaría distorsionando las declaraciones y seguiría construyendo la ya común imagen de mineros “irracionales y violentos”. Detrás de esa imagen algo monolítica, que parece reproducirse en esta ciudad a veces ajena a estas problemáticas, nuestras imágenes, que buscan estimular cierta apertura en la percepción de este tema de coyuntura.

Sin pretender sostener un análisis o una postura concluyente sobre este complejo conflicto, se buscó tomar una instantánea de la más reciente ocupación de la plaza Dos de Mayo³. Más heterogénea que el contenido de un reporte noticioso, esta breve exploración visual de las actividades realizadas por los mineros de todo el Perú reunidos una tarde de domingo muestra otros usos del espacio además de lugar de expresión política. En los días siguientes, la marcha de este movimiento, y de los demás actores políticos y mediáticos involucrados en este conflicto, seguiría su curso en el campo político, en paralelo o quizá complementariamente a los espacios más cotidianos del uso del espacio público capitalino.

______________________________________________________________________________
[1] Egresado de sociología PUCP, estudiante de la maestría Territorios, Espacios, Sociedades en la EHESS. Correo electrónico: tomas.osores@pucp.edu.pe, Id Concytec: 17899, web: http://www.eleves.ens.fr/home/osores/es/index.htm
[2] Agradezco el diálogo y comentarios intercambiados con el profesor Alex Huerta-Mercado y la estudiante Akemi Matsumura.
[3] Un desarrollo sobre la problemática de la minería informal puede encontrarse en el blog El útero de hierro. Sin que el debate sobre el tema se agote en sus contenidos, que ciertamente se concentran en el caso de Madre de Dios, en el artículo No vale pensar se muestra una crítica a la campaña de título en registro limeño “No vale arrugar”, que se encuentra en totalmente en contra de la minería ilegal, sin comprender el problema de manera completo.