¿Saneamiento o facilitación?

¿Saneamiento o facilitación?

Enviado el 02/04/2014
César A. Ipenza Peralta
Las semanas pasadas tuvimos fuertes palabras de nuestras autoridades respecto a que no se iban a ampliar los plazos para la minería informal; de ese modo el gobierno de turno reiteraba su ‘posición’ de rechazo a la ilegalidad. Sin embargo, nuevamente la presión de los gremios de los mineros en formalización, cuyo plazo vence el 19 de abril próximo, ha llevado al gobierno a plantearse retos o posiblemente ‘disfrazar una nueva ampliación ’dentro de una Estrategia de Saneamiento de la minería pequeña y artesanal ¿Informal o ilegal?.
En concreto, esta estrategia podría concretar una vez más la ampliación de plazos y sincerar lo negado: La ampliación de la informalidad hasta el 2016. De acuerdo con el “Acta celebrada con representantes de las organizaciones de pequeños mineros en procesos de formalización de la región Puno”, firmada el 26 de marzo entre representantes de la Presidencia del Consejo de Ministros, los ministerios de Energía y Minas, Ambiente y Cultura; y los representantes mineros de Puno, se comprometieron a (punto 6 del acta):
“Precisamos que las acciones de interdicción se aplicarán única y exclusivamente a los operadores mineros ilegales de acuerdo con el marco normativo vigente. No se aplicará a los mineros que se encuentren en proceso de formalización que concluye el 19 de abril del 2014 y pasen a la etapa de saneamiento que se inicia el 20 de abril del 2014, para ello los responsables de dichas acciones verificaran que no se vulneren los derechos de aquellos que actuando en el marco de la ley, se encuentren considerados en dicho proceso…”.
Es decir, los mineros que debieron cumplir con la formalización al 19 de abril del 2014, y al no lograr la formalización –por diversas razones como falta de capacidad de las regiones, falta de recursos económicos, logísticos, normas poco claras o complejas, entre otros- podrían continuar operando mientras dure el proceso de saneamiento que será el 2016, y que empieza al día siguiente de vencido el plazo de la formalización minera, es decir el 20 de abril del 2014. Esto requiere claridad y sobre todo decisiones firmes que eviten generar daños e impactos no solo en la salud, sino en el ambiente.
Esta formalización que no tiene importantes ni grandes logros en concreto que mostrar -a pesar de las buenas intenciones-, se ha convertido en un nuevo fracaso donde todos debemos lamentarnos pues es un fracaso para el país, ya que mientras la informalidad continúe seguimos teniendo cientos de hectáreas deforestadas, cientos de toneladas anuales de mercurio y cianuro vertidos, que contaminan y matan a nuestra gente y nuestra biodiversidad. El camino de la formalización es concreto: cumplimiento de la ley, asignación de recursos, asignación de personal y, sobre todo, sinceramiento de las normas y aplicación de estas. No resulta adecuado seguir comprometiéndose a generar mesas y espacios, generar más normas y seguir sobreregulando un régimen especial como es la pequeña minería y artesanal, que cada día la hace inviable y de difícil aplicación.
Como siempre, es exigible que las autoridades actúen con responsabilidad. Les hemos encargado el manejo y administración de nuestros recursos y la ilegalidad permitida en este momento nos daña, nos mata día a día y le toca a ellos garantizar que el patrimonio natural de nuestro país se legue a las generaciones venideras.

About Gabriel Arriarán

Es el director de Frontera Pirata. Licenciado en antropología por la PUCP, MsC in Social Anthropology por el LSE. Trabajó como reportero en LaMula.pe, fue colaborador de la revista Frontera D, en España, y de la plataforma de periodismo de investigación Convoca.pe, en Perú. Fue uno de los periodistas que participó de la investigación de los Panama Papers. Escribe sobre la actual fiebre del oro en la Amazonía, e investiga casos de trata de personas asociados a las mafias de la minería ilegal.