El documental que no verás en tu cine más cercano

El documental que no verás en tu cine más cercano

“El verdadero avatar” explora las luchas políticas de los pueblos indígenas awajún y, en particular, el harakmbut frente a la amenaza que supone la presencia de Hunt Oil en el Lote 76.

PUBLICADO: 2014-05-27

Este nuevo  documental del cineasta David Susuki explora las luchas de los pueblos awajún y harakmbut contra un Estado que favorece a mineras como la canadiense Dorato, en el la cordillera del Cóndor, y petroleras como la texana Hunt Oil en Madre de Dios.

Mientras repasa (y nos recuerda) las impactantes imágenes del Baguazo, Susuki muestra la lucha de los pueblos unidos de los awajún y los wampis: su tránsito desde que estallara la guerra entre Perú y Ecuador en buena parte de sus territorios ancestrales, pasando por un acuerdo de paz entre ambos países y la promesa de un parque nacional donde pudieran desarrollarse como pueblo al mismo tiempo que conservar sus costumbres, una promesa que el Estado peruano incumple bajo la doctrina del perro del hortelano acuñada por el ex–presidente Alan García. De esta manera, el área originalmente se había previsto que ocupara este Parque Nacional queda recortada a la mitad, para permitir el ingreso de la minera canadiense Dorata, que explotaría minas de oro en las cabeceras de la cuenca del Cenepa, y cuya contraparte limeña es la minera Afrodita.

El documental también relata la historia del pueblo Harakmbut y las comunidades nativas que se encuentran alrededor de la Reserva Comunal Amarakaeri, a la que el Lote 76, actualmente en manos de Hunt Oil, se ha superpuesto. Se trata de una petrolera texana que ha crecido considerablemente gracias a una política de bajísimas inversiones y altísima rentabilidad, favorecida por los contratos de adjudicación que el Estado peruano ha firmado con ella. El verdadero avatar muestra cómo el ingreso de Hunt Oil divide a las comunidades harakmbut entre aquellos seducidos por las promesas de la compañía  (dinero en efectivo para las familias y servicios básicos –una obligación de la que el Estado se ha desentendido, dejando estas necesidades como una suerte de cuña para el ingreso de Hunt Oil a la comunidad– y aquellos que quieren la Reserva Comunal para conservar una forma de vida que tan sólo hace 60 años, tiempo en que fueron contactados por los misioneros dominicos, ha comenzado a cambiar sustancialmente.

En ese sentido, llama bastante la atención un extraño cambio en el plan maestro de la Reserva Comunal que, oh, casualidad, favorece a la petrolera.

Es necesario incidir en un punto que el documental no muestra: la actividad minera informal e ilegal que se desarrolla en los alrededores de la Reserva Comunal Harakmbut y dentro del Lote 76. En LaMula.pe hemos dado una amplia cobertura al conflicto social tras el proceso de formalización minera. Un proceso que, localmente, se percibe equivalente al saneamiento de tierras del Lote 76, sin que el alto comisionado para la formalización de la minería e interdicción de la minería ilegal, el general (r) Daniel Urresti haya respondido todavía respecto del literal “J” de la Resolución Directoral 025–2014–MEM/DGFM, sobre la cancelación de las declaraciones de compromiso.

Ayer, precisamente, la Federación de Nativos del Río Madre de Dios y Afluentes (Fenamad) emitía un comunicado expresando su preocupación por el inicio de las labores de exploración y explotación de Hunt Oil en la zona, mientras que Urresti ha venido afirmando en repetidas ocasiones que la exploración petrolera y la minera informal, dentro de un área de enorme biodiversidad como la Reserva Comunal Amarakaeri, no son actividades incompatibles.

Ayer, también, Hunt Oil envió a La Mula una copia del EIA aprobado para el inicio de sus operaciones en el Lote 76. Hasta el momento –como sucede también con el documental– no han querido emitir ninguna declaración.

 

About Gabriel Arriarán

Es el director de Frontera Pirata. Licenciado en antropología por la PUCP, MsC in Social Anthropology por el LSE. Trabajó como reportero en LaMula.pe, fue colaborador de la revista Frontera D, en España, y de la plataforma de periodismo de investigación Convoca.pe, en Perú. Fue uno de los periodistas que participó de la investigación de los Panama Papers. Escribe sobre la actual fiebre del oro en la Amazonía, e investiga casos de trata de personas asociados a las mafias de la minería ilegal.

A %d blogueros les gusta esto: