La rentabilidad de una víctima

Explotación sexual de menores, venta clandestina de cerveza y la ineptitud del Estado y la cooperación internacional en el más grande campamento de la minería ilegal en la Amazonía, ¿cuánto paga el crimen en el Km.108 de la Carretera Interoceánica?

Sustentando sus hallazgos en el análisis exhaustivo de un cuaderno de cuentas incautado por la Policía de uno de estos locales, Frontera Pirata ha calculado cuánto gana una víctima de trata de personas, qué cantidad de dinero neto supone para sus explotadores, y cuál es el monto por concepto de venta de cerveza que estas víctimas de explotación sexual y trabajo forzoso facilitan para Backus y Johnston, que ejerce su implacable posición de dominio monopolística en el mercado de la cerveza en el Perú.

Aquí la segunda entrega de Los cuadernos del Embassy´s. 

Trabajadoras sexuales aguaitan desde los cuartitos en los que viven y trabajan, en un prostibar situado cerca a la Pampa, donde la Policía efectuó varios operativos de interdicción en febrero de 2016. Además de los campamentos de la minería ilegal, los operativos destruyeron unas tres docenas de prostibares en la zona. Foto: Rodrigo Abd.

Lee la primera parte de este especial Aquí .

Entrevista en la Cámara Gessell

LMQC espera sentada en la cámara Gesell de la Fiscalía de Puerto Maldonado a que el psicólogo llegue a conversar con ella. Es el 30 de noviembre de 2013. Ha pasado poco más de un día desde que la Policía interviniera el Embassy´s y la rescatara del Km. 108 de la Carretera Interoceánica. La Pampa. Sabe que hay gente que la observa  tras la placa de vidrio polarizado empotrada contra la pared, pero ella no puede verlos.

Instantes después un hombre se sienta a la mesa y le ofrece una retahíla de clichés a manera de saludo. LMQC es huérfana de padre y madre y vive sola desde los trece años. La transcripción de la entrevista en la Cámara Gessell incluida en el expediente del caso deja entrever la voz modulada, en falsete, que utiliza este hombre para formular cada una de sus preguntas. La matraca incesante de la re victimización en los talleres a los que asisten los operadores de justicia resuena en cada una de estas palabras. Palabras que dejan entrever la responsabilidad del Estado frente a una huérfana menor de edad, presunta víctima del delito de trata de personas con fines de explotación sexual.

Pero es el mismo Estado al que este psicólogo representa en la Cámara Gesell, el que ya ha fallado en el cumplimiento de sus obligaciones de educación y generación de oportunidades de formación y empleo para la joven, y el que volverá a fallarle  cuando la interne en un albergue. Insistirá en su fracaso todavía una vez más, y en su indolencia, cuando, semanas después, una tía vaya a buscarla y la regrese a la misma situación de pobreza y exclusión que la condenó al trabajo forzoso y a la explotación sexual en primer lugar. El Perú no volverá a saber de ella.

– Mi nombre es... Soy psicólogo, y tenemos la misión de conversar con chicascomo tú (las cursivas son nuestras). Justamente nos eligen para que podamos, para que puedas hablar en un clima de confianza acerca de lo que te pasó. Toda la información que recabemos hoy será usada en tu beneficio.

LMQC no tiene más que 17 años. Suficientes para saber que cualquier cautela que el psicólogo pueda tomar con ella  al formular sus preguntas es más falsa que patada de culebra.

– ¿De qué hora a qué hora trabajabas? –prosigue el psicólogo.

Su trabajo comenzaba a medio día. No terminaba sino hasta doce horas después, a la una o dos de la mañana. Es una más de las miles de chicas que se sientan con los parroquianos a fichar, es decir, a inducir a jóvenes hombres solteros, empleados en la minería ilegal, al consumo de alcohol, cerveza principalmente, a diez soles la botella.

– […] Cuando yo pedía al cajero éste me anotaba: un par (de botellas de cerveza de 620ml), dos pares más, así […] y ponía un aspa, dos aspas, tres aspas. [...]. Por el par  nos pagaban cinco soles.

Primera página del cuaderno de cuentas del Embassy´s, en el 13 de noviembre de 2013.

El sueldo de una víctima

Los números apuntan hacia un resultado muy claro: la venta de cerveza es el negocio principal de prostibares como el Embassy´s en La Pampa. Una venta facilitada por cientos de mujeres que son explotadas sexualmente y que constituyen un anuncio publicitario  de carne y hueso, corriendo las 24 horas del día, a la vista y al tacto del consumidor final.

¿Cuánto reciben las modelos por sus servicios forzosos de publicidad? Pues lo correspondiente a las condiciones de esclavizo y trata de personas en las que se explota su fuerza de trabajo.  En el caso de LMQC, la víctima de 17 años por la que se clausuró el Embassy´s y se puso en la cárcel a su cocinera, 190 soles netos de sueldo por 16 días de lingotazos de alcohol al hígado y explotación sexual: menos de la mitad del sueldo mínimo en el Perú, que hoy es de S/.850.

La cifra incluye el descuento de 300 soles por el adelanto que recibió la chica a través de Soledad (una de sus reclutadoras en Juliaca, que fue quién captó a la chica y la envió hacia la Pampa; ver Las entrañas del crimen y de este reportaje), e incluyendo también la multa de  S/.100 por los dos días que se ausentó o que no bajó a fichar con los parroquianos del bar.

172 botellas de cervezas, una botella de agua e hizo un pase. Un sueldo neto diario de S/.11,88.  Una utilidad neta por cerveza vendida de S/.0,17, y el riesgo de infectarse de VIH, sífilis (y otras varias ETS), dengue, malaria, y desarrollar cuadros clínicos de alcoholismo y depresión, prácticamente sin acceso a ningún servicio de salud del Estado.

No atendemos provincias.

Durante el año 2013, año en que la Policía intervino y clausuró al Embassy´s, la Unión de Cervecerías Backus y Johnston, actualmente propiedad de la multinacional AbInBev, tenía copado el 96.5% del mercado de la cerveza en el Perú. Un monopolio casi perfecto.

Según la memoria anual del año 2013, el gigante cervecero peruano era una empresa alta, pero muy altamente rentable. Brutos, por venta de cerveza, había ingresado 3201,6 millones de soles.  (Alrededor de 985 millones de dólares, al cambio actual: US$1,0=S/.3,25). Después de muertos y heridos, esos ingresos les habían supuesto una utilidad neta de 915,6 millones de soles, que fueron distribuidos entre los accionistas. Un margen de ganancia inferior al del Embassy´s, que según los cálculos hechos era del 35%, pero no por eso despreciable: 25,9% de lo que ingresan bruto se convierte en utilidad neta.

El 2013, en las Memorias Anuales de la empresa aparecían el presidente del Perú,  Pedro Pablo Kuczynski como miembro del directorio,  y Fernando Zavala, hasta hace poco el primer ministro del Perú, como gerente general. La región sur, que incluye a Madre de Dios, así como a Cusco, Arequipa, Tacna, Moquegua y Puno, había supuesto para ellos el 18% de sus ventas totales.

Ahora bien, ¿cuánto facilitó LMQC para Backus, gratis, por litros de cerveza vendidos? Una cantidad infinitesimal, si se toman en cuenta los millones de litros de cerveza que la empresa vende al año, pero un monto que en una economía de subsistencia puede significar la diferencia entre la vida y la muerte. Con 106,64 litros de cerveza vendidos para el Embassys´s  y de acuerdo con los márgenes de utilidad aquí calculados, la trata  y la explotación sexual de esta víctima facilitaron para Backus y Johnston una renta neta de S/.111,58 (litros vendidos x precio de venta promedio por litro x margen de rentabilidad) .

Con una posición de dominio sobre el mercado y un renovado control sobre la distribución, Backus ha venido  ingresando dinero a sus cuentas por la venta indirecta de cerveza en el principal campamento de la minería ilegal del país. ¿Tiene esta empresa alguna responsabilidad en la explotación sexual, el trabajo forzoso y la trata de personas de cientos de mujeres en Madre De Dios, en particular en las decenas de prostibares que se aglomeran en el Km.108 de la Carretera Interoceánica? ¿Cómo podrían ellos contribuir a solucionar este problema? Nos encantaría hacerles estas preguntas. Frontera Pirata ha intentado comunicarse por teléfono en repetidas oportunidades con sus representantes. Abajo, el resultado de una de estas gestiones.

Seguiremos insistiendo.

Víctimas que no se reconocen como tales

Allí en la fiscalía, como en cualquiera de los pocos servicios a los que acceden las víctimas de trata de personas en Madre de Dios, hay una realidad que para el Estado y para algunas de las ONG que lucran de la ayuda al desarrollo destinado a combatir este delito,  resulta insoportable: las víctimas son respondonas.  No se quedan de brazos cruzados frente a sus explotadores, ni tampoco esperan a que el Perú, o algún otro país les solucione la vida.

Ha continuado la entrevista en la cámara Gessell. El psicólogo mira a la chica como a una víctima trascendental, alguien que habita la condición existencial de la víctima. Ella, en cambio,  sólo siente que ha sido víctima de una estafa.

– Me quería ir […] No me gustaba el ambiente a mí […] Yo quería escaparme, pero no tenía plata. [...] A la señora le dije, no me acostumbro a este lugar, me da vergüenza salir afuera y sentarme en la silla. [...] mejor voy a irme, señorita. No puedo estar aquí, le dije. […] Al día siguiente me dice, ¿te vas a ir o no te vas a ir? Yo le digo que sí. Sácame la cuenta. Me dice: no tienes ni 150 soles. El pasaje todo, no tienes nada todavía. Cuando me dijo eso me fui afuera  a renegar. ¡Cómo voy a tener eso nomás! Esa cantidad de cien. Porque yo tenía sacado más en mi mente. Afuera habían unos chicos que me conocían, estamos tomando en ese grupo, y el otro se pone a pelear con otro señor, es decir, los clientes se ponen a pelear. Por eso yo estaba renegando. No puedo estar soportando más este horrible lugar y la señora vino y me dijo ¡cómo vas a estar afuera! Y me ha gritado.  Ahí, no se, no me importa, que me boten de este lugar, me fui al mostrador con un vaso y le he botado con el vaso a la señora, pero no le dio, y lo he mojado todo el cuaderno y el mostrador, el cuaderno todo le mojé.

Processing ...
Artículo(s) X

Pon el hombro

Ayúdanos a seguir produciendo periodismo de calidad.

Queremos seguir produciendo reportajes y, en el futuro, documentales en video, programas de radio y podcasts, e investigar historias más complejas, siempre desde los márgenes del Estado y las fronteras.

El buen periodismo es un trabajo duro, a veces arriesgado, y barato no es. Además, sale mejor si se hace en equipo.No lo podemos hacer solos. Los necesitamos a ustedes, nuestros lectores.

Si te aporta algún valor lo que hacemos, considera convertirte en uno de nuestros financistas. Paga aquí lo que te gastarías en comprar un periódico o en un café, o lo que tú quieras.

About Gabriel Arriarán

Es el director de Frontera Pirata. Licenciado en antropología por la PUCP, MsC in Social Anthropology por el LSE. Trabajó como reportero en LaMula.pe, fue colaborador de la revista Frontera D, en España, y de la plataforma de periodismo de investigación Convoca.pe, en Perú. Fue uno de los periodistas que participó de la investigación de los Panama Papers. Escribe sobre la actual fiebre del oro en la Amazonía, e investiga casos de trata de personas asociados a las mafias de la minería ilegal.