Antropología, periodismo y esclavitud.

Herramientas y recursos para la investigación etnográfica y periodística de la trata de personas.

La antropología y el periodismo tienen muchísimo para compartir y para aprender la una de la otra, y no obstante, parecen dos oficios tan lejanos entre sí….Perdidos entre las nubes de la teoría,  por mirar a los pajaritos los antropólogos suelen ignorar que,  por técnicas de escritura y recojo de información, el periodismo puede ser metodológicamente hablando, una mina de oro. Con los periodistas sucede exactamente lo inverso. Cegados por el detalle, y últimamente por la minería de datos y la tecnología, muchas veces no tienen ni idea del valor real de la información y las historias que cuentan. Olvidan que una historia es sólo una buena historia cuando es humana.

Es por eso que a partir de nuestra investigación,  Los cuadernos del Embassy´s, sobre la trata de personas y el tráfico de cerveza, nos hemos animado a abrir un taller para periodistas y etnógrafos interesados en este particular tema, y a compartir a continuación una lista de herramientas y recursos imprescindibles para la investigación de la esclavitud.

Aprender a mirar

Permítannos comenzar con la principal, la más vieja y la más peligrosa guía para quienes quieran iniciarse en la investigación de las formas esclavistas. Los libros.

Seguramente más de uno se le ocurrirá : pero estos son libros teóricos. Si, ¿y? No puedes investigar ningún tema sin tener una idea previa de lo que quieres ver. Bueno, en realidad, si puedes, pero un mínimo de decoro es probable que te impida publicarlas.

¿De qué hablamos cuando hablamos de esclavitud? Sí, de esclavitud, no de trata de personas, porque no son exactamente lo mismo, ¿sabías?

 

El primer libro en abordar en profundidad está temática , y documentar sus postulados con una infinidad riquísima de documentos históricos y datos etnográficos, desde una perspectiva marxista (Marx, de hecho es de los primeros pensadores en reflexionar sobre el tema de forma sistemática), es Antropología de la esclavitud, del etnógrafo francés Claude Meillasoux. Léelo. Enterito.

Lo central de las respuestas a Meillasoux, se concentran en este otro libro Slavery as Social Death, del sociólogo Orlando Patterson. Casi todas las buenas respuestas a Marx parten de una lectura de Max Weber, y Slavery as Social Death no es la excepción.

Por último, un buen panorama de cómo se ha abordado el asunto desde el derecho,  desde que Inglaterra aboliera la esclavitud en el siglo XIX, lo podrás encontrar en The Anti Slavery Project. El libro hace un exhaustivo paneo desde las leyes abolicionistas hasta el contemporáneo Protocolo de Palermo y la legislación anti trata de personas. En el camino, por supuesto, es posible encontrar otros recursos bibliográficos.Pero si no lees estos tres libros, estás en nada.

Bajarle los calzones a Ñoño

La investigación de las situaciones de la esclavitud supone varios retos. Uno de ellos, el acceso a las víctimas. Los supervivientes de este delito suelen estar cubiertos por unidades de protección de testigos de fiscalías que no son capaces de protegerse ni de la lluvia, o por personas o instituciones que, con una perversidad inenarrable, han reemplazado el poder que ejercían los tratantes sobre sus víctimas, y se erigen como merecedores exclusivos del acceso profesional a estas personas.

Lo cierto es que si quieres conversar con una víctima de trata de personas, no tienes más que visitar una cárcel, y preguntar quién está ingresado allí por este delito. Víctimas, a las que por cierto, estos profesionales o estas instituciones, dejan allí abandonadas.

Como para que Ñoño venga a hablarte de revictimización.

Tanto el Ministerio del Interior (¡!) como las ONG especializadas suelen impartir talleres de capacitación a periodistas, en los que, supuestamente, los colegas aprenden la manera correcta de abordar el tema en medios. Pero, adivina qué: no hay manera correcta.

¿Qué hacen entonces estas instituciones en estos talleres? Es muy fácil. Entrenan a un ejército de comunicadores para controlar, a través de ellos, la narrativa que se publica en medios sobre la trata de personas. Mercenarios de la información ya hay suficientes. No te denigres ni denigres al oficio asistiendo a uno de esos eventos. Si no te queda más remedio, que sea por mera curiosidad antropológica o científica.

Acceso a la información y censura

Para la cobertura de la trata de personas y la esclavitud no es necesario inventar la pólvora. En nuestra experiencia, la mayor parte de la información que hemos recogido estaba allí, esperando a que alguien la mirase. No pocas veces, era información que otros investigadores también habían visto, y habían descartado, por ignorancia o por desdén. De allí la importancia de lo primero. Hay que aprender a mirar, y para eso, hay que leer.

No recordamos habernos encontrado con datos guardados bajo siete llaves, o sujetos a algún puntaje de inteligencia que tan solo el presidente de los Estados Unidos pudiera desclasificar. Donde sí hemos encontrado niveles y tipos de censura y autocensura, ha sido en los periodistas, en los propios medios de comunicación, y en la academia, algunos, con toda la fama de libertarios y progresistas que se puedan imaginar.

¿Qué hacer en esos casos? El marketing digital ofrece algunas alternativas interesantes para competir en Internet contra la censura.

La seguridad en el campo

Aquí el periodismo ofrece todo un mundo nuevo para descubrir, por parte de la antropología. La investigación de la trata de personas supone algunos riesgos, en primer lugar, para víctimas a las que muchas veces no estaremos en condiciones de ayudar directamente, y luego, para nuestra propia seguridad.

 Los tratantes de personas no suelen cantar en Los Toribianitos. Por lo general se los encuentra en lugares peligrosos en los que la presencia sospechosa de un extraño como tú llama inmediatamente la atención. Solamente eso te convierte de inmediato en un posible blanco.

Existen una serie de técnicas y tácticas de seguridad, y algunos principios éticos y de conducta que, si bien no eliminarán nunca el riesgo del todo, por lo menos te permitirán calcularlo, y te dotarán de respuestas automáticas adecuadas que podrían contribuir con tu supervivencia y el salvataje de tu información en situaciones de peligro.

Muchas de ellas pueden encontrarse ya en publicaciones como este Manual de seguridad para periodistas de Reporteros sin Fronteras.

Recopilación, procesamiento y escritura de la información.

Buy Scrivener 3 for macOS (Education Licence)

¿Te has encontrado alguna vez con un universo de datos tan grande que no sabes ni por donde

comenzar a ordenarlos? La recopilación de información en la calle comienza en tu casa, con un café y una computadora al frente. Necesitas planificar. Con quiénes quieres hablar, qué información pueden aportarte, en qué contexto, cómo la vas a registrar y, sobre todo, cómo vas ordenarla una vez que regreses con tu gato y tengas que limpiarle la arena y darle de comer, es decir, una vez que retornes a tu rutina.

Hay experiencias de campo en las que todo parece suceder muy rápido, y te encuentras a cada momento expuesto a situaciones completamente nuevas, no pocas veces violentas. Hay periodistas y etnógrafos que han tardado años en volver a poner en orden su cabeza, luego de irse como reporteros a una guerra.

Una buena planificación metodológica evitará que, al menos, no le suceda eso a tu trabajo. Saber qué vas a buscar, en cuánto tiempo y con cuántos recursos, cómo lo vas a registrar, y cómo vas a clasificar y a analizar la información, es fundamental. El orden es crucial.

Al mismo tiempo, no existe nada más aburrido que un dato. Un dato no significa nada, no es nada , sino cuenta, o ayuda a contar, una buena historia. Para escribir bien no hay más remedio que escribir mucho y leer más.

Pero hay una herramienta que usamos ya desde hace varios años. Con cada año que pasa, no hacemos más que dar las gracias a Literature and Latte por estas dos aplicaciones: Scrivener y Scapple, y por haber tenido la buena suerte de dar con ellas. No son tan sencillas de aprender, sobre todo Scrivener, pero, cuando lo hagas y las domines, créenos, te van a ahorrar cientos de horas de confusión.

Buy Scrivener for Windows (Regular Licence)

Más información sobre el taller

La cita para el taller es el sábado 10 de noviembre,  de las 10 de la mañana a la 1 de la tarde. Su costo es de 100 soles por persona. El aforo máximo es de 10 personas. Se entregarán certificados.

Cualquier consulta pueden hacerla a: fronterapirata@gmail.com

[pdf-embedder url=”https://fronterapirata.com/wp-content/uploads/2018/10/Taller-sobre-la-trata-de-personas-1.pdf” title=”Taller sobre la trata de personas”]

 

*La imagen inicial fue tomada del libro La vida en la Amazonía peruana, de Maxime Kuczynski. Retrata a una familia de colonos en el Perené. A principios de siglo XX, el Estado peruano firmó cientos de contratos con familias como estas –incluidas familias japonesas, turcas y europeas– para el población de las fronteras amazónicas. En la actualidad, dichos contratos serían directamente criminales, por trata de personas.